Masturbación

Porque no todo es follar, follar y follar. A veces nos perdemos todo lo que existe alrededor y que también vale la pena, como los llamados erróneamente preliminares. Los preliminares pueden serlo o pueden representar una actividad sexual plena por sí mismos con personalidad propia, sin necesidad ni obligación de ser preámbulo de nada más.

Sí, hablamos de la masturbación, por ejemplo. Nada más provocador que observar con atención a una muchacha que está de buen ver dándose placer a sí misma. El onanismo tiene algo animal, algo instintivo y primigenio que nos hace perder la cabeza. Generalizando mucho, nadie nos enseña a masturbarnos. Es algo que aprendemos solitos, explorando nuestro propio cuerpo y atendiendo a sus demandas de placer que se comienzan a despertar en la pubertad y continúan en mayor o menor medida durante toda la vida.

Igual que vemos porno para masturbarnos, y la masturbación se convierte en un medio y en un fin, también puede representar una motivación cuando la contemplamos en otra persona. Lejos quedaron los tiempos de la edad media (y por desgracia, también muy posteriores) en los que las instituciones religiosas desalentaban el autoplacer con amenazas y promesas de viajes gratis al infierno.

¡Masturbarse es bueno! Lo dicen todos los sexólogos e incluso los psicólogos. Así que masturbarse mientras alguien más se masturba y te inspira no puede ser malo ni a propósito. Las actrices que practican masturbaciones profesionales a ellas mismas, a otras chicas o a hombres tienen la técnica más depurada de la que jamás podrás ser testigo. Normalmente, son las especialistas en softcore las que se dedican en cuerpo y alma a mantener elevados los estándares de esta categoría.

Como te decíamos, no lo uses solamente como calentamiento ya que tiene mucho más potencial del que imaginas, solamente entra y aventúrate a explorar un poquito.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *