Asiáticas

Lo veníamos adelantando, las asiáticas están de moda. La popularización de las culturas orientales, sus clichés, simbolismos y representaciones han llegado a occidente y han calado en un sector vanguardista de la población.

A muchos, las orientales les producen una extraña sensación entre lo frágil, lo exquisito y lo apetitoso. Sus pequeños y delicados cuerpos entonan a la perfección con suaves curvas y piel de porcelana. No esperes montañas rusas aquí. Las chicas orientales son más como un paseo por un jardín zen, solo aptas para gustos refinados y singulares.

Si buscas suntuosidad, probablemente esta no sea tu mejor opción. Pero si lo que quieres es elegancia, buenas dosis de sumisión y chicas sumisas que tengan la edad que tengan siempre parecen demasiado jóvenes, este es tu sitio.

Otra de sus principales características es la timidez. La hembra oriental es la mujer dócil por antonomasia. Por eso son tan apreciadas por los hombres dominantes. Ellas saben entrar en ese juego y calentar motores desde el primer minuto, aparentando una candidez y una ingenuidad dignas de mención. Por supuesto, eso son solo las apariencias ya que luego están tan experimentadas y tienen tanto recorrido como cualquier actriz de otra raza, pero ellas apuestan todo a la baza de su ambigüedad, y de qué manera.

No te dejes engañar por su fingida debilidad, es más que probable que cuando quieras darte cuenta hayas caído en sus redes y no puedas parar de ver porno con actrices asiáticas: japonesas, chinas o tailandesas, no importa: todas son espectaculares y tienen una identidad étnica muy definida.

Además, el manga y el hentai han hecho mucho por extender y esparcir por occidente ciertos gustos orientales. Los cosplay o disfraces de personajes de videojuegos, películas o anime también ha llegado al porno, ¡está claro que lo asiático es muy popular!